Bautismo mormón

De MormonWiki
Saltar a: navegación, buscar

El Mormonismo sigue las enseñanzas del Nuevo Testamento respecto al bautismo. Cuando Jesucristo vivía en la tierra, El enseñó que el bautismo es necesario para la salvación. Él le dijo a Nicodemo: “el que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3: 1-5).

El Libro de Mormón también enseña sobre la importancia del bautismo. En el Libro de Mormón se registra de la aparición de Jesús a los Nefitas después de su resurrección. En esa ocasión, Jesús enseñó a la gente de la necesidad de la fe, arrepentimiento, bautismo, y el don del Espíritu Santo (ver Primeros Principios y Ordenanzas del Evangelio). Después El autorizó a doce discípulos a bautizar (ver 3 Nefi 11: 18-41 y 19: 11-13) en Su nombre. El Libro de Mormón en una fuente importante para entender como debe realizarse un bautismo correcto (ver oración bautismal en 3 Nefi 11:23-28 y Moroni 6:1-4).

El cuarto artículo de fe de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia Mormona) dice que el “bautismo por inmersión para la remisión de los pecados” es un de los “primeros principios y ordenanzas del Evangelio”. Los mormones creen, tal como lo hacen muchos otros cristianos, que el bautismo es un paso y una ordenanza esencial para todo aquel que desee unirse a la Iglesia.

Un bautismo correcto debe seguir ciertos pasos preliminares, principalmente fe y arrepentimiento. Debe seguirle el así llamado “bautismo por fuego” o la imposición de manos (por alguien que posea la autoridad del sacerdocio) para otorgar el don del Espíritu Santo. Boyd K. Packer, un Apóstol de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo lo siguiente: “Otro versículo enseña que esto ocurrirá Si es que uno cree en Cristo, y es bautizado, primero por agua, luego con fuego y con el Espíritu Santo, siguiendo el ejemplo de nuestro Salvador”. (Mormon 7:10). Nuevamente, hay dos partes para el bautismo---bautismo por agua y bautismo por fuego o el Espíritu Santo. Si uno separa ambos, como dijo el Profeta José Smith, esto constituye un medio bautismo“. (Liahona, 2006, págs. 18-24).

El Bautismo requiere el compromiso de guardar los mandamientos de Dios hasta el fin de la vida mortal y ser un testigo de Cristo. Cuando la gente es bautizada correctamente recibe la remisión de sus pecados, y si perseveran hasta el fin, entonces ganarán el ingreso al Reino Celestial y la vida eterna (ver Marcos 16: 15-16 en la Biblia o 2 Nefi 31: 13-21 en el libro de Mormón).

El Bautismo es una parte esencial del plan de nuestro Padre Celestial para nosotros. El en verdad nos manda a ser bautizados por inmersión para demostrar que creemos en Jesucristo, que Lo amamos, y que deseamos seguirlo obedeciendo por medio de la obediencia a Sus mandamientos.