Buen Pastor

De MormonWiki
Saltar a: navegación, buscar

Jesucristo es el “Buen Pastor”. Un buen pastor guía y protege su rebaño, y sus ovejas conocen su voz.

No más estará perdido por Greg Olsen. Los mormones creen que Cristo es el Buen Pastor.

Alma, un profeta del Libro de Mormón, habló su pueblo refiriéndose a Cristo como el “buen pastor” casi cien años antes del nacimiento de Cristo:

¡Oh obradores de iniquidad, vosotros que os habéis engreído con las vanidades del mundo, vosotros que habéis declarado conocer las sendas de la rectitud, y, sin embargo, os habéis descarriado como ovejas sin pastor, no obstante que un pastor os ha llamado, y os está llamando aún, pero vosotros no queréis escuchar su voz!
He aquí, os digo que el buen pastor os llama; sí, y os llama en su propio nombre, el cual es el nombre de Cristo; y si no queréis dar oídos a la voz del buen pastor, al nombre por el cual sois llamados, he aquí, no sois las ovejas del buen pastor.
Y si no sois las ovejas del buen pastor, ¿de qué rebaño sois? He aquí, os digo que el diablo es vuestro pastor, y vosotros sois de su rebaño; y ahora bien, ¿quién puede negarlo? He aquí, os digo que quien niega esto es un embustero e hijo del diablo.
Por lo tanto, si un hombre hace buenas obras, él escucha la voz del buen pastor y lo sigue; pero el que hace malas obras, éste se convierte en hijo del diablo, porque escucha su voz y lo sigue.
Y a todos vosotros que deseáis seguir la voz del buen pastor, ahora os digo: Salid de entre los inicuos, y conservaos aparte, y no toquéis sus cosas inmundas; pues he aquí, sus nombres serán borrados, a fin de que los nombres de los inicuos no sean contados entre los nombres de los justos, para que se cumpla la palabra de Dios, que dice: Los nombres de los inicuos no serán mezclados con los nombres de los de mi pueblo;
Pues, ¿qué pastor hay entre vosotros que, teniendo muchas ovejas, no las vigila para que no entren los lobos y devoren su rebaño? Y he aquí, si un lobo entra en medio de su rebaño, ¿no lo echa fuera? Sí, y por último, si puede destruirlo, lo hará.
Y ahora os digo que el buen pastor os llama; y si escucháis su voz, os conducirá a su redil y seréis sus ovejas; y él os manda que no dejéis entrar ningún lobo rapaz entre vosotros, para que no seáis destruidos (Alma 5:37-39, 41, 57, 59-60).

Un buen pastor está dispuesto a dar su vida por sus ovejas, como Cristo dio Su vida para traer a sus ovejas a la seguridad del redil:

Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas (Juan 10:11).

Cristo espera que Sus siervos sean Buenos Pastores

Cristo, en su rol como el Dios del Antiguo Testamento (Jehová), reprendió a los líderes de Sus hijos porque eran malos pastores.

Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños?
Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado.
Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová:
Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas;
Por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová.
Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida (Ezequiel 34:2, 5, 7-10).

Las otras ovejas de Cristo

Cristo dijo a sus discípulos que tenía ""otras ovejas" a las que llevaría a Su redil:

También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor (Juan 10:16).

Los judíos que escucharon estas declaraciones no entendieron. Cristo había guiado a los israelitas fuera de Jerusalén para su protección. Estos judíos se establecieron en las Américas. Como consta en el Libro de Mormón, Cristo los visitó después de Su resurrección y organizó Su iglesia entre ellos. Él les dijo:

Y de cierto os digo que vosotros sois aquellos de quienes dije: Tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo yo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño y un pastor. (3 Nefi 15:21).
Y han de venir conforme a las palabras que serán establecidas por boca del Cordero; y las palabras del Cordero se darán a conocer en los anales de tu posteridad, como también en los anales de los doce apóstoles del Cordero; por lo que los dos serán reunidos en uno solo; porque hay un Dios y un Pastor sobre toda la tierra. (1 Nefi 13:41).
Y recoge a sus hijos de las cuatro partes de la tierra; y cuenta a sus ovejas, y ellas lo conocen; y habrá un redil y un pastor; y él apacentará a sus ovejas, y en él hallarán pasto (1 Nefi 22: 25).

Durante el milenio, todas las ovejas de Cristo constituirán un redil.