Cárcel de Cartago

De MormonWiki
Saltar a: navegación, buscar

En 1844, Willian Law, un mormon resentido, publicó un periódico lleno de calumnias en contra del Profeta José Smith, y aun pedía el arresto y la horca para José Smith. El Consejo de la Ciudad de Nauvoo autorizó la destrucción de la imprenta. Los vecinos se indignaron y protestaron. José Smith, Hyrum Smith y otros fueron arrestados por incitar a la protesta. El gobernador les prometió a los hombres que si ellos se sometían al arresto y eran enviados a la cárcel de Cartago, él los protegería. Los hombres estuvieron de acuerdo en ir a la cárcel y someterse a un juicio. Mientras estaban en Cartago, José fue amenazado muchas veces.

En la mañana del 27 de junio de 1844, mientras se encontraban en la cárcel de Cartago, José le escribió una carta a su esposa Emma donde le decía, “Estoy muy resignado, sabiendo que estoy siendo juzgado, y que he hecho lo mejor que he podido. Dale mi amor a los niños y a todos mis amigos…Que Dios te bendiga” (Historia de la Iglesia 6:605).

Durante la tarde, los cuatro hombres en la cárcel (José, Hyrum, John Taylor, y Willard Richards) estaban con un espíritu muy triste. Le pidieron a John Taylor que cantara el himno llamado “Un Pobre Forastero”. Una parte del himno se adaptaba especialmente a la situación por la que estaban pasando:

Monumento de Jose Smith y Hyrum Smith afuera de la carcel de Cartago, Illinois

Lo vi esperando en prisión la muerte como un vil traidor. De la calumnia defendí a mi amigo con valor.

En prueba de mi amistad me suplicó por él morir; la carne quiso rehusar, mas mi alma libre dijo “sí”

Al forastero vi ante mí; su identidad Él reveló; las marcas en Sus manos vi: reconocí al Salvador. Me dijo: “Te recordaré”, y por mi nombre me llamó. “A tu prójimo ayudaste y Así serviste a tu Señor”.

Después de las 5:00 de la tarde, una turba de 100 hombres con las caras pintadas de negro para no ser reconocidos, llegaron a Cartago, entraron a la cárcel, y empezaron a disparar a través de la puerta. A Hyrum le dispararon en la cara. José Smith cayó sobre su hermano y dijo “¡Oh, mi querido hermano Hyrum!” José realizó tres disparos a través de la puerta a la pandilla, John Taylor intentó salir por la ventana, pero fue herido varias veces. Una bala alcanzó su reloj de bolsillo, otra bala su muñeca, y otra su rodilla izquierda y la última bala en su cadera. José Smith se dirigió a la ventana, sabiendo que no había seguridad quedándose en el cuarto. A él le dispararon desde afuera y lo mataron, y su cuerpo cayó por la ventana. Willard Richards, a quién el profeta la había dicho que el estaría a salvo, con suerte solamente su oreja izquierda sufrió una herida.

La turba corrió hacia afuera para asegurarse de que José Smith estaba muerto. Temiendo que la pandilla fuera a regresar, Willard Richards escondió a John Taylor, quien todavía estaba vivo. La pandilla no regresó. El hermano de José Smith, Samuel, había escuchado sobre las amenazas en contra de la vida de José Smith y se dirigió a Cartago. El llegó la misma noche y escribió una carta a Nauvoo informando a los Santos que su profeta y su hermano Hyrum estaban muertos.

La cárcel de Cartago fue usada como cárcel por 25 años antes de que fuera convertida en una casa. La Iglesia compró el edificio y propiedad en 1903 por $4,000.00 José F. Smith (hijo de Hyrum Smith) era el presidente cuando se hizo la compra. La Iglesia no empezó a restaurarla hasta 1938. Ahora esta abierta y se realizan allí visitas guiadas.

Enlaces Externos