Como se Escoge un Profeta

De MormonWiki

En el mormonismo, después que un Profeta Mormón muere, el proceso de escoger quien será el siguiente profeta se conoce como el Orden de Sucesión. Los Mormones creen que Dios mismo escoge quien será el nuevo presidente de Su Iglesia y lo hace en una forma ordenada mediante la línea de sucesión.

Según el plan del Señor, el Apóstol más antiguo, el que ha estado más tiempo en el Quórum, es el próximo en la línea para llegar a ser presidente. De esta manera, el presidente será un hombre que haya servido muchos años en los consejos directivos, alguien que conoce las responsabilidades asociadas con el oficio, y está completamente preparado para dirigir la Iglesia cuando el Señor lo llame. Por ejemplo, Gordon B. Hinckley sirvió en la Primera Presidencia durante 14 años. Además, él sirvió extensa y fielmente como apóstol durante 20 años antes de su llamamiento a la Primera Presidencia.

Otro beneficio del Orden de Sucesión es que cuando un profeta muere no hay confusión, no hay que esperar, o preguntarse con respecto a quien será la siguiente autoridad.

Cuándo un profeta muere, la Primera Presidencia queda disuelta y los consejeros toman sus lugares (según antigüedad) en el Quórum de los Doce Apóstoles, el cual se convierte en el consejo directivo de la Iglesia Mormona. Luego, todos los miembros del Quórum se reúnen en una asamblea solemne para reorganizar la Primera Presidencia. Según lo dicte la revelación, el nuevo presidente será sostenido y entonces será ordenado por los apóstoles y el nuevo presidente escogerá a sus consejeros. Más tarde, se llamará a otro apóstol para llenar el vacío en el Quórum de los Doce apóstoles. Generalmente esto se hace en la primera Conferencia General de la Iglesia cuando se sostiene al nuevo Profeta. Por costumbre y por respeto por el fallecido, los apóstoles esperan hasta después de que se lleve a cabo el funeral para reunirse y reorganizar la Primera Presidencia. La falta de un profeta y presidente de la Iglesia por un corto período no afecta, ya que los Doce tienen las llaves para dirigir la Iglesia y son igualmente reveladores.

En la Conferencia General, se lleva a cabo una asamblea solemne como una de las sesiones, tiempo durante el cual toda la congregación recibe la oportunidad de levantar su mano derecha para sostener a cada miembro de la Presidencia recientemente organizada.

En los inicios de la Iglesia, José Smith confirió todas las llaves, poderes, y autoridad a los Doce. Aliviado de haberlo hecho, con el propósito de que la autoridad del Señor permaneciera sin lapso sobre la tierra, y ya que espiritualmente sentía que su muerte era inminente, José remarcó:

Ahora, si ellos me matan, ustedes tienen todas las llaves y todas las ordenanzas y pueden conferirlas a otros, y los poderes de Satanás no podrán derribar el reino tan rápidamente como ustedes serán capaces de construirlo, y sobre sus hombros descansa la responsabilidad de dirigir a todas estas personas. (Joseph Fielding, Doctrina de Salvación comp. Bruce R. McConkie, 3 vols. [Salt Lake City: Bookcraft, 1954-56], 1:259).

Los que no siguieron a éstos apóstoles formaron grupos tales como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días Reorganizada. (RLDS, ahora Comunidad de Cristo), la mayor parte de miembros de este grupo no eran mormones en el tiempo de José Smith.

La Mano del Señor en la Orden de la Sucesión

Los Mormones creen que realmente es Dios quien llama a un hombre para ser Profeta y Presidente de la Iglesia Mormona. El Señor controla quien será presidente de Su Iglesia de la siguiente manera:

  • El Señor determina a quién se llama para ser apóstol y cuándo será llamado. Esto incluye a quién se ordenará primero si es que se llama a dos hombres al mismo tiempo (Por ejemplo Spencer W. Kimball y Ezra Taft Benson fueron ordenados apóstoles el mismo día. Dado que el Presidente Kimball fue ordenado primero, él llegó a ser profeta después de la muerte de Harold B. Lee. Si el Presidente Benson hubiera sido ordenado primero, el Presidente Harold B. Lee posiblemente nunca habría llegado a ser Profeta).
  • El Señor puede decidir cuando tomar la vida de un apóstol, con lo que se altera el sistema de antigüedad.
  • El Señor estableció este sistema por Revelación.
Herramientas personales
Otros idiomas