Condado de Jackson, Missouri

De MormonWiki
(Redirigido desde «Condado de Jackson/Missouri»)
Saltar a: navegación, buscar

A mediados de Julio de 1831 el Profeta José Smith llegó al Condado de Jackson, Missouri y el 20 de Julio de 1831 recibió la siguiente revelación: “Esta es la tierra prometida y el sitio para la ciudad de Sión,” el Señor declaró. “He aquí, el lugar que ahora se llama Independence es la plaza central; y el sitio para el templo se halla hacia el oeste, en un solar no lejos del juzgado” (D. y C. 57:2-3). El 2 de Agosto, Sidney Rigdon dedicó este lugar para los Santos de los Últimos Días. Al día siguiente el Profeta condujo a un grupo de miembros de la Iglesia a las afueras oeste de Independence y ahí designó y dedicó el lugar para el templo que llegaría a ser parte de la Nueva Jerusalén.

Condado de Jackson, 1831-1833

Con este nuevo conocimiento de la ubicación de Sión, los miembros de la Iglesia fueron llamados y asignados bajo la dirección del Profeta José Smith y de los Obispos Edward Partridge y Newel K. Whitney de viajar y tomar residencia en Missouri (véase D. y C. 57:15-16; D. y C. 63:41; D. y C. 72:15-17, 24-26). Además, se esperaba que los Santos de los Últimos Días en Ohio juntaran sus pertenencias y dinero con el propósito de comprar tierras en el Condado de Jackson (véase D. y C. 42:34-35; D. y C. 57:4-8; D. y C. 58:51; D. y C. 63:25-31). Sin embargo, no a todos se les esperaba juntarse en Sión. Aún el Profeta continuaba viviendo en Kirtland, que seguía siendo la sede central de la Iglesia hasta 1838. Sin embargo, a mediados de 1833 había entre 1000-1200 Santos en el Condado de Jackson, con cuatro ramas de la Iglesia en Kaw Township y otra rama en Blue Township.

El crecimiento y las diferencias culturales, sociales, políticas, y económicas entre los colonos locales y los Santos de los Últimos Días fomentaron tensiones hasta que los conflictos llegaron a ser parte natural del crecimiento. Estas tensiones llegaron a su culminación el 20 de Julio de 1833, cuando un grupo de ciudadanos locales confrontaron a los líderes de la Iglesia en Independence y demandaron que los Santos de los Últimos Días salieran del Condado, prometiendo que nadie sería herido o molestado y que si ellos cumplían tendrían suficiente tiempo para deshacerse de sus propiedades y negocios.

Cuando sus demandas fueron rechazadas, una muchedumbre saqueó las oficinas de la imprenta del periódico de la Iglesia, La Estrella de la Tarde y la Mañana, la cual era también la casa de William W. Phelps, tipógrafo (impresor) de la Iglesia. La prensa y los elementos de tipografía fueron tirados a la calle, los materiales para imprimir fueron destrozados, y el edifico demolido. Y el cercano negocio de la Iglesia no sufrió las mismas consecuencias cuando el trabajador A. Sidney Gilbert decidió cerrarlo. Dos hombres, el Obispo Edward Partidge y Charles Allen, fueron públicamente cubiertos con alquitrán y envueltos en plumas en el tribunal del condado.

Con muy pocos recursos, tres días después los líderes de la Iglesia firmaron un documento prometiendo que por lo menos la mitad de los Santos de los Últimos Días saldrían del condado en Enero de 1834 y que la otra mitad saldría antes de Abril de 1834. Con este contrato, terminó la mayoría de la agitación. Sin embargo, en Octubre de 1833, cuando los ciudadanos del Condado de Jackson supieron que el Profeta José Smith había sugerido a los Santos de permanecer en sus propiedades y tratar de resolver los problemas a través de las vías legales, la violencia empezó nuevamente. Desde el 31 de Octubre hasta el 5 de Noviembre, bandidos de la muchedumbre atacaron a los asentamientos de los Santos, destruyeron casas y propiedades. Hombres fueron azotados, mujeres y niños fueron amenazados y se intercambiaron balazos que resultaron en la muerte de un Santo y de dos ciudadanos de Missouri. Para impedir más conflictos y más derramamiento de sangre, los oficiales del Condado de Jackson y los líderes de la Iglesia firmaron un contrato de paz. Y los Santos de los Últimos Días decidieron dejar el condado, lo que ocurrió en algunas semanas.

Muchos miembros se preguntaron por qué el Señor que había designado esta tierra para Sión y que había dado promesas en cuanto a ella, había permitido a los miembros de salir de Missouri. Para los más fieles, había un entendimiento más grande acerca de las profecías del Señor que se dieron en Agosto de 1831 que decían que “tras mucha tribulación vienen las bendiciones’ (D. y C. 58:4) y más aún, que ellos habían sido mandado a Sión, “y para que se os honre con poner el fundamento y dar testimonio de la tierra sobre la cual se hallará la Sión de Dios” (D. y C. 58:7). El Señor mas tarde testificó que “Sión no será quitada de su lugar, a pesar de que sus hijos son esparcidos” (D. y C. 101:17)