Evangelio de Juan

De MormonWiki

Juan el apóstol, el apóstol a quien Jesús amó, escribió uno de los cuatro evangelios, evangelio significa “buenas nuevas”. La narración de Juan es particularmente valiosa debido a que cubrió el 92% del material que Mateo, Marcos, y Lucas omitieron (Diccionario de la Biblia, pág. 683). Además de los sucesos importantes en el ministerio de Cristo en Galilea, Juan también escribió sobre el ministerio de Cristo en Judea. Otra diferencia importante fue para quienes escribió Juan. Mientras que Mateo escribió para los judíos; Marcos para los romanos o gentiles; y Lucas para los griegos, Juan escribió para los miembros de la Iglesia, para los ya convertidos y versados con información básica. Esto le permite mejorar y enriquecer su conocimiento con doctrina más profunda y detalles más específicos, lo que lo hace particularmente importante para los mormones. El lenguaje de Juan es particularmente diferente en vocabulario, fraseología y presentación de sucesos (BD, pág. 683), mientras desarrolla sus argumentos sobre la divinidad de Cristo y el Plan de Salvación. En Juan 20:32 él testifica que Jesús es el Cristo (Mesías) y el Hijo de Dios. Todo sobre lo que escoge escribir apoya esta visión como si estuviera defendiendo un caso judicial.

Contenido

Detalles en particular

El evangelio de Juan muestra a Cristo en la existencia pre-mortal como el Hijo de Dios y El Creador, Luego Juan habla sobre Su nacimiento en la Tierra como el Unigénito del Padre. Luego Juan sigue a Jesús mientras ministra a la humanidad. Enfatiza, por su selección de milagros y sermones, la divinidad de Cristo. Tal como en un caso judicial, Juan proporciona testigos, no solamente humanos comunes, sino profetas y a Cristo mismo.

Algunos milagros y sermones de los que Juan escribió, que los otros apóstoles omitieron, fueron la conversión de agua en vino; la visita de Nicodemo; la mujer en el pozo; el discurso sobre el pan de vida; el levantamiento de Lázaro de entre los muertos; el lavamiento de los pies de los apóstoles; el discurso sobre el Espíritu santo; y la promesa de que Juan permanecería en la tierra. La última omisión de los otros apóstoles es comprensible, por supuesto, ya que los otros apóstoles quizás ni siquiera sabían de esto.

Juan usa contrastes para aclarar sus declaraciones. Con frecuencia se refiere a la oscuridad y a la luz, al error y a la verdad, al mal y a la bondad, y al diablo y a Dios. El contraste ha constituido una herramienta histórica entre los Judíos, que se puede observar en Isaías y los Salmos. Esto es comprensible cuando se piensa en todo lo que significa el plan del evangelio. Desde el comienzo, Adán y Eva tenían la disyuntiva de escoger de entre dos oposiciones (contrastes): bien y mal. Los mormones tienen muy presente la idea de los opuestos y la oposición ya que creen que existe “oposición en todas las cosas”.

Traducción de José Smith

José Smith había revelado palabras que habían sido perdidas del registro de Juan, específicamente en 1: 1-34; 4:1-4; 6:44; y 13: 8.10. Estas simples restauraciones ayudan a aclarar la intención de Juan. El capítulo 1, que cubre un largo período de tiempo (desde la existencia pre-mortal hasta que Jesús fue bautizado), también perdió la mayor parte de palabras así que la traducción de Smith es la más larga. Toda la traducción que José Smith cubre es esclarecedor sobre la grandeza y bondad de Cristo. Las palabras restauradas en el capítulo 4 aclaran la razón por la que los Judíos buscaron matar a Jesús—y era que ellos creían en Juan el bautista pero no en Jesús y ellos pensaban que Jesús estaba bautizando mucho más que Juan (cosa que no era cierta, más bien dejaba la mayoría de los bautismos a sus discípulos). El capítulo 6 se esclarece al revelar que aquellos que hacen la voluntad del Padre, recibirán a Cristo, y como consecuencia, Cristo los levantará en el postrer día. La versión mormona del capítulo 13 explica que la acción del lavamiento de pies a Pedro era parte de la costumbre de los judíos donde debía lavarse además la cabeza y las manos para obedecer toda la ley.

Los mormones valoran el Evangelio de Juan

Mormons have a special love for the book of John, similar to Christ's love for John himself. They read it frequently and quote his words, “For God so loved the world, that he gave his only begotten Son, that whosoever should believe in him should not perish, but have everlasting life” (John 3:16) as a promise to live by. Los mormones profesan un amor especial por el libro de Juan, similar al amor de Cristo por el mismo Juan. Lo leen con frecuencia y enfatizan sus palabras: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”, (Juan 3:16) como una promesa de vida.

Enlaces externos

Herramientas personales
Otros idiomas