Interior de los Templos Mormones

De MormonWiki
Saltar a: navegación, buscar

Los templos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ahora cubren el mundo, de modo que muchas personas en el mundo han visto los exteriores de un templo mormón. Los templos son diseñados y dedicados por el poder del sacerdocio para ser casas del Señor. Ellos son santuarios lejos de las preocupaciones e iniquidades del mundo. La santidad y espiritualidad de los templos se pueden percibir desde lejos. Muchos están situados en colinas y se iluminan de modo que puedan brillar por la noche. Los jardines alrededor de los templos mormones son serenos y brindan paz. Antes de que los templos sean dedicados, después de lo cual sólo los miembros Santos de los Últimos Días dignos pueden entrar- generalmente se llevan a cabo visitas guiadas para que las personas puedan ver cómo son los templos por dentro.

Una de las misiones de la Iglesia Mormona es de “perfeccionar a los Santos.” En otras palabras, la meta de la Iglesia es ayudar a los miembros (Santos) de ser tan buenos como ellos puedan serlo. La Iglesia hace esto ayudando a los miembros en sus problemas al seguir el ejemplo perfecto que dejó Jesucristo.

Pero ¿Cómo los Templos Mormones ayudan en esto? Hay dos respuestas importantes: proveen un lugar sagrado apartado del mundo y a través de ordenanzas sagradas.

Templo mormón de Lima Perú © Reserva Intelectual

Un Lugar Aparte del Mundo

El interior de un templo Santo de los Últimos Días es diseñado con cuidado y construido y decorado al nivel más alto. El diseño de los templos siempre ha sido dado por revelación, porque un templo es la Casa del Señor. Los Templos son lugares diseñados para estar “apartados del mundo,” de esta manera se crea una atmósfera donde el Espíritu de Dios puede tener una gran influencia. Los miembros de la Iglesia Mormona que mantienen una mínima conducta de los requisitos y que tienen una fuerte fe en el Señor Jesucristo son permitidos entra al templo. Esto es similar a los templos antiguos, donde solo aquellos que pasaban por un proceso de purificación fueron permitidos entrar en las cortes interiores del templo. Y a media que pasa el tiempo, aquellos que se han preparados para entrar al templo-aquellos que cumplen con las mínimas reglas- pueden entrar y recibir las bendiciones disponibles ahí. Este concepto fue dicho bien claramente por James E. Faust, miembro de la Primera Presidencia de la Iglesia:

Los días de nuestras vidas serán grandemente bendecidos a medida que visitamos más frecuentemente los templos, para aprender la trascendentales relaciones espírituales que tenemos con Dios. Debemos de esforzarnos más para ser hallados en lugares más benditos. [ James E. Faust, “Permaneced en lugares santos,” Ensign (mayo de 2005), pág. 67.]

Para aquellos que están preparados, el templo es un “lugar bendito” donde el Espíritu de Dios vive libremente. De esta manera los templos SUD (Santos Ultimos Días) sirven como un santuario para aquellos que los visitan, ofreciendo un lugar que es sagrado y que ha sido apartado como la casa del Señor. Son lugares de oración, de pensamiento, de reflección, y de revelación.

Un Lugar de Ordenanzas Sagradas

La segunda manera en que los templos ayudan a perfeccionar a los Santos es a través de ordenanzas sagradas, especiales, que sólo pueden ser hechas dentro de los templos. Las ordenanzas son ceremonias simbólicas hechas de una manera que significa un convenio hecho entre los miembros y Dios.

Dentro del templo hay primariamente dos ordenanzas que son efectuadas por los miembros de la Iglesia Mormona. La primera de estas ordenanzas es conocida como la investidura del templo, y la segunda como la ordenanza de sellamiento, y es la llave para el matrimonio celestial. La primera ordenanza es diseñada para los individuos, y la segunda es diseñada para crear familias eternas. Estas ordenanzas son muy sagradas y santificadas, de modo que ni aún los miembros fieles hablan de los detalles de ellas fuera del templo, ni aún entre ellos.

Ordenanzas para Otros

Los templos no solo fueron construídos para que las ordenanzas fueran hechas para las personas vivas, sino que también se hacen para las personas que han muerto. La creencia Mormona dice que todas las ordenanzas deben ser hechas aún por aquellos que no pueden hacerlas por ellos mismos. Hay billones de personas quienes han vivido en esta tierra sin haber podido escuchar el nombre de Cristo, o de llegar a comprender el sacrificio que El hizo por ellos. ¿Podría Dios ser justo en mandarlos al infierno por no creer en alguien del cual ellos nunca han escuchado?

Todas las ordenanzas hechas en el templo por miembros vivos de la Iglesia Mormona son hechos como representantes por aquellos que ya han muerto. El matrimonio celestial, sellamientos, y las investiduras son hechas por alguien que simbólicamente representa a una persona que ha fallecido. Los bautismos también son hecho por representantes para aquellos que ya han muerto.

Ya que no sabemos con certeza quién va a aceptar o no el evangelio de Jesucristo, las ordenanzas del templo son hechas para todos los que han muerto. Tener a un miembro de la familia que ha muerto y bautizarle por medio de una representación simbólica no significa que esta persona tenga que aceptar un “bautismo Mormón.” Al contrario, simplemete le da la oportunidad a esta persona de aceptar o negar la ordenanza que se hizo por ella.

Un vistazo dentro del Templo

Bautisterio del templo mormón de Washington © Reserva Intelectual

Los interiores de los templos son diseñados para los propósitos descritos anteriormente. A la entrada de cada templo, hay un salón de espera para los visitantes y sus familias. Después hay una recepción de recomendaciones, donde los visitantes muestran sus recomendaciones para el templo a los obreros del templo en la recepción. Los recomendados muestran su dignidad para entrar a la casa sagrada de Dios. Generalmente se ubica otra sala de espera para los visitantes detrás del escritorio de recomendaciones. Existen oficinas para el Presidente del Templo, un salón para el alquiler de la ropa para el templo, un salón de “registro familiar” para ayuda de registro genealógico, y otros salones para el funcionamiento del edificio y mantenimiento. Todos los que trabajan en el templo visten completamente de blanco. Los visitantes del templo llegan vestidos apropiadamente como para un servicio dominical y luego se visten con ropas blancas por todo el tiempo que dure su permanencia en el templo.

Salón de la Creación del templo mormón de Lago Salado © Reserva Intelectual

El “bautisterio” es donde se realizan los bautismos por los muertos. Los bautisterios son diseñados tan igual como en los tiempos antiguos--- montados en los lomos de doce bueyes. Existen salones para vestimenta separados para el bautisterio.

Salón Celestial del templo mormón de Provo © Reserva Intelectual
El mensaje del Plan de Salvación constituye una parte sumamente importante del ritual de investidura. Allí se imparte el plan que Dios tiene para Sus hijos. Debido a que el Plan de Salvación es un plan de progresión, en los primeros templos mormones los investidos progresaban de salón en salón conforme se enseñaba el plan. Ahora en los templos más recientes, los investidos permanecen en un solo “salón de investiduras”. El número de salones de investidura varía de acuerdo al tamaño del templo, y el tamaño del templo varía de acuerdo al número de santos en el área en la que se ubica el templo. Los primeros templos que construyó la Iglesia Mormona tenía murales pintados en las paredes de los salones de investidura representando la creación y otros temas relacionados con el Libro de Génesis. En la actualidad los salones de investidura son generalmente de colores claros, y decorados con colores y motivos apacibles.
Sala de sellamientos del templo mormón de Lago Salado © Reserva Intelectual
Después de completar la investidura, los investidos pasan al “salón celestial” del templo, en donde pueden pasar algún tiempo meditando u orando. El salón celestial de un templo es exquisitamente bello. La decoración muy fina y reverente. No se realiza ninguna ordenanza en el salón celestial del templo.

Los sellamientos, ya sea que se realice una ceremonia de matrimonio celestial o un sellamiento de hijos a sus padres, son ordenanzas que pertenecen a la naturaleza eterna de la unidad de la familia. Se llevan a cabo en las salas de sellamientos. Una “sala de sellamientos” cuenta con un altar en el centro del mismo. El novio se arrodilla a un lado, y la novia se arrodilla al otro lado. Las sillas están colocadas a la periferia del salón para los invitados asistentes. Los espejos decorativos, que reflejan repetidamente, a cada uno, hasta el infinito como símbolo del convenio eterno, están montados en paredes opuestas. Los invitados que participan de una ceremonia de sellamiento no se visten de blanco. Ellos son guiados a un salón de de espera, y luego dentro de la sala de sellamientos, después de que entran al templo. Los novio y novia visten de blanco y la novia puede usar un vestido de novia, si es blanco y modesto. Un esposo y esposa que son sellados a sus hijos visten con las ropas blancas del templo y los hijos visten de blanco.


External Links