Pasión de Cristo

De MormonWiki
Saltar a: navegación, buscar

La Doctrina Mormona define la Pasión de Cristo, desde el punto de vista no mormon, como “Los padecimientos de nuestro Señor -el dolor, la tortura, la corona de espinas, los azotes y la crucifixión- que soportó desde la noche de la Última Cena hasta su muerte en la cruz” (p.555). Los mormones creen que Cristo sufrió durante ese tiempo y en esas maneras. La diferencia es que los mormones creen que la peor parte de Su sufrimiento (la real ”Pasión de Cristo”), al igual que la Expiación, sucedió en el Jardín de Getsemaní. El Presidente Joseph Fielding Smith dijo que: “Muchas personas piensan que su mayor sufrimiento fue cuando los clavos atravesaron sus manos y pies. En realidad, su mayor sufrimiento fue mucho antes que Él fuese puesto en la cruz. Fue en el Jardín de Getsemaní cuando la sangre brotó desde cada uno de los poros de su cuerpo: “Padecimiento que hizo que yo, Dios, el mayor de todos, temblara a causa del dolor y sangrara por cada poro y padeciera, tanto en el cuerpo como en el espíritu, y deseara ano tener que beber la amarga copa y desmayar (D. y C. 19:18).

El Libro de Mormón respalda asimismo esta creencia en Mosiah 3:7, que fue en Getsemaní, donde tomó sobre Sí los pecados de todo el género humano (DyC 18: 10-15). Esta diferencia por sí misma puede que no signifique mucho debido a que la salvación de alguien no depende del tiempo ni el lugar en el que Él sufrió más, y tanto mormones como no mormones aprecian el sacrificio de Cristo.

Podemos encontrar cosas más significativas en la Pasión de Cristo. Una de ellas es que la cruz se usa como un símbolo religioso, que se levantó a causa de la asociación con Cristo. Los mormones interpretan a los no mormones en su intento de sensibilizarse por el exquisito dolor que muestra en la cruz. Sin embargo, muchos mormones se muestran extremadamente sensibles, ellos lo encuentran similar al dolor de presenciar a uno de sus seres amados siendo heridos por un arma de fuego o corto punzante. La cruz fue el arma asesina que le quitó la vida a alguien a quien ellos amaban con todo su corazón. Esto los hace estremecerse, les causa dolor el recordar Su tortura y muerte. Ellos prefieren pensar en Su triunfo sobre la muerte que en su agonía. Es por esto que vemos pinturas alusivas a Cristo colgadas de las paredes de sus centros de reuniones, templos y hogares; se enfocan en Cristo como su Redentor y Abogado. Cristo es el aspecto central de adoración, oran en Su nombre, bautizan en Su nombre e inclusive alaban Su nombre.