Revelación

De MormonWiki
Saltar a: navegación, buscar

En la Iglesia Mormona se define la revelación como “Comunicación de Dios con sus hijos sobre la tierra. La revelación se recibe mediante la [luz de Cristo] y el Espíritu Santo, y también por medio de inspiración, visiones, sueños o mediante la visita de ángeles. La revelación brinda la guía que puede conducir a los fieles a la salvación eterna en el reino celestial.” El mormonismo es único entre las denominaciones cristianas por el hecho de que acierta que la revelación es continua y en su creencia de que ha habido muchas revelaciones modernas, como está registrado en las escrituras de la Iglesia mormona. El noveno Articulo de Fe explica: “Creemos todo lo que Dios ha revelado, todo lo que actualmente revela, y creemos que aún revelará muchos grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios.”

La naturaleza de la revelación

Los mormones creen que la revelación por medio del Espíritu Santo como: sueños proféticos, visiones, visitaciones de ángeles, etc. continúan hoy en día. El mormonismo enseña que cada miembro de la Iglesia y cada persona que ha llegado a la edad de responsabilidad, y que sincera y diligentemente busca conocer la voluntad de Dios en sus vidas, tiene derecho a recibir revelación de Dios en cuanto a qué decisiones lo llevaran a la felicidad al seguir las enseñanzas de Jesucristo, la inspiración de la Luz de Cristo y la guía del Espíritu Santo.

La revelación siempre ha sido una gran parte de la Iglesia de Cristo. Esto se aplica especialmente a los que han sido líderes de la Iglesia. Estas personas son conocidas como profetas. En Amos 3:7 se lee: “Por que no hará nada Jehová el Señor sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.” Esto ha sido la verdad desde que Dios hablo a Adán, quien fue el primer profeta sobre la tierra. Siempre que ha habido un pueblo digno del Señor sobre la tierra, ha habido un profeta para dirigirlos. Hoy en día, después de la restauración de la Iglesia, la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles son apartados en la Iglesia como profetas, videntes y reveladores. Solo el Presidente de la Iglesia está autorizado para recibir revelación a para toda la Iglesia, pero cada persona digna en la Iglesia puede recibir revelación para su mayordomía. Es decir, cada padre de familia puede recibir revelación en cuanto a como dirigir a su familia. Cada obispo puede recibir revelación en cuanto a como dirigir su barrio. El profeta José Smith enseñó:

"Deseo informarles que es contrario a la economía de Dios que cualquier miembro de la Iglesia, o cualquier persona, reciba instrucciones para aquellos que tienen más autoridad que ellos; entonces, verán la indecencia en hacer caso a tales personas; pero, si alguna persona recibe una visión o una visita de algún mensajero divino, tendrá que ser para su propio beneficio e instrucción; porque los principios fundamentales, gobierno y doctrina de la Iglesia están depositados en las llaves del reino…y no necesitamos preguntar a Dios para buscar revelación especial, solo por si a caso no hay revelaciones que vengan al caso, y eso solo el consejo de los Sumos Sacerdotes".

Cada miembro de la Iglesia tiene el don del Espíritu Santo. José Smith dijo: “El Espíritu Santo es un revelador, ninguna persona puede recibir el Espíritu Santo sin recibir revelaciones.” Cada persona tiene el derecho de recibir revelación personal para su propio beneficio. Aquellos que tienen cargos de liderazgo dentro de la Iglesia como Obispos o Presidentes de Estaca pueden recibir revelación para los miembros sobre los cuales presiden. Sin embargo, un obispo no puede recibir revelación para una estaca entera, por que su autoridad es únicamente sobre el barrio. Los padres de familia tienen el derecho de recibir revelación a favor de su familia, y sus hijos.

La revelación es esencial. Las instrucciones dadas a generaciones pasadas no siempre se pueden aplicar a las generaciones futuras. Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, Dios instituyó la ley de sacrificios de animales por revelación. El propósito de sacrificar animales era recordar a las personas que vendría un Salvador que daría su vida en sacrificio por los pecados para redimir al mundo. Sin embargo, después de la venida de Cristo y su acto redentor, no hubo necesidad de continuar el sacrificio de animales. Una nueva ley de sacrificio, que pedía que los miembros de la Iglesia sacrificaran su tiempo, sus bienes y talentos para edificar la Iglesia de Cristo, se recibió por revelación. La revelación moderna también es necesaria para interpretar y ayudar a entender revelación antigua. Instrucciones Bíblicas en cuanto a no comer alimentos presentados a ídolos no aplica en nuestros días, así que Dios continúa revelando instrucciones específicas y mandamientos para ayudar a sus seguidores fieles evitar las dificultades del mundo actual, y para dar instrucción acerca de cómo edificar Su Reino en la tierra.

La revelación de Dios siempre está basada en principios eternos, en que la revelación de Dios siempre está en armonía con sus principios eternos y leyes. Ésta es una nota importante porque ayuda a distinguir si algo es de Dios o no. Estos principios se encuentran en la Escrituras como Doctrina y Convenios sección 50, y 1 Corintios 2:14.

La necesidad de la revelación

Los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días valoran la Biblia y el Libro de Mormón como una revelación acerca de la organización de la Iglesia de Cristo, los mandamientos, el plan de salvación, el proceso del arrepentimiento, la vida de Cristo, y el trato de Dios con el hombre. Sin embargo, estos no son los únicos recursos de las revelaciones de Dios, ya que se necesita más revelación para guiar nuestras vidas y a la Iglesia, y asegurar que nuestras acciones estén de acuerdo con la voluntad de Dios. Las revelaciones dadas a cada persona para sus acciones individuales, de naturaleza espiritual o temporal, se conoce como “revelación personal.”

El propósito de este tipo de revelación es para ayudar al que la recibe a permanecer obediente a la voluntad de Dios. Estas revelaciones personales siempre están basadas en principios eternos y usualmente se dan línea por línea. Esto por que Dios no traspasa el albedrío de cualquier persona. Él demuestra su sabiduría perfecta al permitir que una persona aprenda y crezca por medio de sus propias acciones, con cada revelación personal recibida.

Revelación continua

La Iglesia Mormona tiene un "canon abierto de las Escrituras". El significado de esta declaración es que Dios habla continuamente a Sus hijos, y Él lo hace a través de Su espíritu en la forma de revelación personal, y también a través de los profetas en el mundo. La Iglesia Mormona declara que en la actualidad hay profetas de Dios, llamados a predicar la verdad al mundo y a reunir a los justos… y a los malvados que están dispuestos a arrepentirse. Estos profetas reciben revelación sobre una base continua. La comodidad, la curación y la seguridad están disponibles para todas las personas que escuchen sus palabras.

El apóstol Jeffrey R. Holland explica la revelación continua:

Enlaces externos

  • [1] - LDS.org Guía para el estudio de las Escrituras.